Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia

Erabiltzailearen balorazioa: 0 / 5

Izarra desgaitutaIzarra desgaitutaIzarra desgaitutaIzarra desgaitutaIzarra desgaituta
 

 
Documentos relacionados con J.I.Iztueta y sus familares

Los descendientes de José Ángel Mancicidor, familia Imaz-Mancicidor en Zaldivia, guardan muchos documentos referentes a la casa natal del folklorista y a José Antonio de Mancisisdor, cuñado de Juan Ignacio de Iztueta, casado con su hermana María Ana.

Juan Antonio Mancicidor, padre de Juan Ignacio a quien Iztueta nombre en su testamento como curador y administrador de la persona y bienes de su hija menor en días Antonia, hija de su tercer matrimonio con María Ascensión de Urruzola, era dueño de una herrería que aún en día subsiste en la calle de Zaldivia. Las noticias que ofrecemos vienen a confirmar y a aclarar lo que Jesús Elósegui escribe en su libro de la colección Auñamendi, pág. 104. Ante el escribano Martín Esteban de Echave y con fecha de 5 mayo de 1832 se extendió en Zaldivia una estructura de convenio y transacción entre María Ana de Iztueta y sus hijos Juan Ignacio, José Joaquín de Mancicidor y demás hermanos:"... parecieron presentes de la una parte María Ana de Iztueta, viuda de José Antonio de Miincicidor, vecina de esta dicha villa; y de la otra Juan Ignacio y José Joaquín de Mancicidor sus hijos legítimos habidos del referido matrimonio, vecinos de esta expresada villa. Y dijeron que se han reunido a efecto de convenir y ajustar amistosamente y en buena armonía entre sí sobre la herencia paterna y se han confirmado en los capítulos siguientes: Que a José Ma. de Mancicidor, vecino de la villa de Abalcisqueta, hijo y hermano de los comparecientes le hayan de dar dos onzas de ora, a saber, seis duros por cada uno de los hermanos, cuatro por su madre, y el resto que es un onza de oro de los haberes que dejó el difunto José Antonio de Mancicidor su padre.

Que dichos Juan Ignacio y José Joaquín... deberán rntregar anualmente mientras los días de su vida a la mencionada María Ana su madre, cuatro fanegas de trigo por cada uno de ellos, y algún poco de lino según ellos recogen. Que Francisca de Mancicidor, hija de la compareciente y mujer legítima de Pedro Ignacio de Urretavizcaya vecina de esta villa, hay de quedar satisfecha de sus legítimas parterna y materna con la vivienda que tiene su expresada madre en la casa de Iztuetaenea. Que la dicha María Ana de Iztueta tenga la obligación de dar a dichos Juan Ignacio y José Joaquín sus hijos en demostración de su cariño a cada cama y a cada arca de guardar la ropa cuando ella tenga por conveniente. Que la expresada María Ana de Iztueta reserva para sí la mitad de la casa de Iztuetaenea y mitad de su huerta sita en esta referida villa a su disposición durante los días de su vida. En cuyo testimonio lo otorgaron así por estable y firme, siendo testigos Juan Francisco de Albisu Irive y Don Ramón Ignacio de Albisu Irive, vecinos de la villa... Firmaron los que dijeron sabían y los que no y a su ruego lo hizo uno de los dichos testigos".

Hay que anotar el nombre de Juan Francisco de Albisu Irive, de quien poseemos copia de las estrofas que Iztueta puso después, corregidas y mejoradas, dedicadas a las autoridades de la provincia, en su libro de danzas.

Siguiendo un orden cronológico podemos ofrecer alguna noticia sobre Joseph Ignacio de Iztueta, primer hijo del primer matrimonio de Juan Ignacio de Iztueta con María Joaquina Linzuain, del que este ahora no se conocía ningún documento, fuera de su partida de bautismo el 1 de noviembre de 1790 (Libro IV de bautizados, fol. 6v). Sin que sepamos dónde y que familia le acogió fallecida una vez su madre y su padre en cárcel, aparece en escritura de venta real de la cuarta parte de la casa Iztuetaenea en escritura de 22 de marzo de 1841 como vecino de la villa de Zaldivia y residente en la de Irún.

Otra escritura del 29 de noviembre de 1853 nos ofrece algunos datos sobre Francisco Ignacio de Iztueta/ nacido el 15 de febrero (Libro IV de bautizos, fol. 317) hermano menor de nuestro folklorista. Fue procesado por "robo de una arquilla de dinero en la iglesia de Olaberría".Al parecer, según Jesús Elósegui que registró los libros parroquiales de aquella villa, eran "104 reales sacados de la anjuilla cerrada y no puestos en el cargo", como se dice en las cuentas del mayordomo de la iglesia de Olaberría en 1803. Ladronzuelo antes de los 18 años, seguía en el mismo menester en febrero-Septíembre de 1807 según los datos que aporta Jesús Elósegui en "Iztueta, preso en Guipúzcoa y Logroño" (1801-1807).

En este boletín, cuadernos la y 2 , págs. 28-30, año XXVII, 1971. El 26 de febrero de 1807 se albergaron en la casa del molinero de Emparam su cuñado, Pedro Joseph de Armendáriz, en Azpeitia cuatro hombres desconocidos con el fin de beber un trago ... quienes habían entregado al criado unas "piedras de fuego" (Pedernales sin duda, dice Elósegui)... y que por indicación de los desconocidos buscó Armendáriz en la villa instrumento o molde para hacer balas ... que dos de los hombres hablaban castellano y los otros dos bascuence... y que (al acercarse la Justicia a casa)(huyeron por la ventana de un aposento que cae hacia la regata por donde corren las aguas que se despiden de la acequia...El alcalde ordenó la detención en prisión de Armendáriz. El 18 de marzo, en la cárcel de Azpeitia, Armendáriz confiesa que estuvo en su casa "un cuñado suyo con tres compañeros una noche y días consecutivos..." El 4 de mayo compareciendo de nuevo Armendáriz ante el alcalde de Azpeitia explicó, tras el juramento de rigor, con todo detalle las características físico-antropológicas y de indumentarias de los tres compañeros que acompañaban a "Francisco de Iztueta el 26 de febrero del año corriente".

El 8 de mayo, el alcalde de Zaldibia, Martín Joseph de Irastorza escribe al alcalde de Azpeitia lo siguiente: "Respondiendo al atento oficio de V. M. del 4 del corriente, digo que va de cuatro a cinco años se ausentó de esta villa Francisco de Iztueta, natural de ella, de resulta de algún robo que hizo de una arquilla de la iglesia de Olaberría, según que así corrió la voz, y en la actualidad se dice por público que dicho Iztueta se emplea en roben sin que yo pueda a Vd no obstante asegurar su conducta, ni me consta el pueblo de su residencia, ni se halla procesado o no por alguna Justicia.

El 17 de septiembre, el alcalde de Azpeitia expidió oficios a los alcaldes de la ciudad de San Sebastián, villas de Ataun, Rentería, Hernani, Tolosa, Vergara, Mondragón y concejo de Lazcano. Oficios que decían: "Hallóme procediendo contra cuatro sujetos prófugos y determinadamente el uno llamado Francisco de Iztueta natural de Zaldivia, otro de cuerpo mediano, flaco, de color semejado a negro... El primero chamarra de chinchón y calzón de traje amarillo y satas o abarcas con cubiertas de asmandarres en término bascongado y medías de color azul, y oscuro... "

¿Qué caminos y por cuantos años siguió en estas faenas el hermano de Iztueta? El cuáquero Usoz del Río en carta al Sr. Conde J. Gráberg de Hemsó, dice que "Iztueta fue en un principio ladrón de caminos o vandolero: robii bn en compañía de un hermano suyo, el cual fue cogido por la Justicia, y medíante ciertas condiciones favorables para él, prometió entregar a su hermano (el autor del libro) a quien no podía de coger. Lo entregó en efecto...". No parece esto cierto. Ya analizamos en otra ocasión los aciertos y las inexactitudes de esta epístola. No conocemos, pero cita Elósegui, autos de oficio para la persecución de Francisco de Iztueta de Zaldivia y tres compañeros más, por robo de una arquilla de la iglesia de Olaberría y continuar dedicados al robo, 1807. (Ayuntamiento deAzpeitia. Archivo Municipal. Asuntos criminal Expediente). Des de 1801 estaba en la cárcel Juan Ignacio de Iztueta.

En el testamento de la madre, María Ignacia de Echevarría, fecha de 14 de marzo de 1808, se dice de Francisco Ignacio de Iztueta, ausente, sin que se sepa su paradero, a quien después, junto con Juan Ignacio y María Ana, nombre por sus únicos y universales herederos.

No se ha dado con ningún documento desde la fechas de Azpeitia en donde se nos hable de Francisco de Ignacio. No pisó Zaldivia no en fecha del fallecimiento de su madre, en que andaba escapado, ni en la de sus hermanos. En escritura fechada en Beasain el 29 de noviembre de 1835 ante Sebastián de Muguerza comparecieron José Francisco Mancicidor y Juan Martín de Sarasola, vecinos de la villa de Zaldivia por sí y en representación de los demás herederos del finado Juan Ignacio Mancicidor, vecino que fue de la misma villa de la una parte, y de la otra Fermín de Iztueta, vecino de Ezcaray, provincia de Logroño y dijeron : que éste último como hijo legítimo de Francisco Ignacio de Iztueta de la misma villa de Zaldibia y vecino de la de Zumaya, tenía derechos en la casa llamada de Iztuetaenea y su huerta... y en su arreglo han tenido su correspondencia bastante dilatada, y no pudiendo verificar su arreglo en ella, se ha presentado personalmente el citado Fermín y después de larga conferencia aseguran haberse aconformado en la entrega en este acto... a Fermín de Iztueta de 500 reales de vellón, abonándole además los gastos que con motivo de su venid ci hii hecho en Zaldivia.

Fueron testigos Nicolás de Elizalde y Juan de Muguerza, vecinos de Beasain.

Quizá en los libros parroquiales de Zumaya exista la partida de casamiento de Francisco Ignacio de Iztueta, lo que arrojaría un poco de luz sobre cuando terminaron los días de pillaje y robo. Bien se cuidó de vivir alejado de Zaldibia ni poner por quitar su planta en la villa.

Todas estas noticias pueden ir rellenando las grandes lagunas que observamos en la vida de Juan Ignacio de Iztueta.

JOSÉ GARMENDIA

Real Sociedad Bascongada de Amigos del País,
año XXXII, 3a y 4", 1976

Laguntzaileak:

orkli