Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia

Erabiltzailearen balorazioa: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

 
ZALDIBIA EN LA OBRA DE IZTUETA
 

El título que encabeza estas líneas definen claramente la pretensión de este trabajo: recoger todas las alusiones y referencias que de su villa natal hace nuestro folklorista en sus obras fundamentales como su Gipuzkoako Datzak y su Gipuzkoako Kondaira.

No vamos a proceder en este estudio en un orden cronológico, como sería el de empezar por su primer libro Gipuzkoako Danzak, publicado en 1824.

Quien haya leído las obras de Iztueta queda sorprendido por el amor entrañable, tan romántico e idealista que muestra por su provincia "nere ama chit maitea". Es algo que distingue toda su producción. Esto y acrecido sucede cuando presenta la ocasión para hablar del pueblo en que vio la luz. También él podría suscribirlo que mucho más tarde estampó otro ilustre zaldibitarra, el P. Lizarralde: "Zaldibia, dulcísima patria mía ¡Cuántas veces y con cuanto anhelo filial he sabido buscar noticias tuyas en crónicas de antigüedad!".

En primer lugar está, como hemos escrito, su gran amor a su pueblo. Lo tuvo siempre presente, aunque permanecesie fuera de él y no volviera en veinte años, desde 1800 a 1820. No sabemos cuales fueron los motivos o las causas que le impulsaron a cerrar el circulo de su vida en Zaldibia, en las que residió más de seis años hasta la hora de su fallecimiento. El hecho es que creó en esos años todos los recuerdos, muchos, de su agitado periplo vital. ¡Qué larga y multicolor película pasó ante sus ojos!.

Vamos a hurgar con amor —¿no somos zaldibitarras?— todas las ilusiones. De verdad que saldremos recompensados en este repaso, en este rastreo con verdadero placer venatorio. Quizá para muchos zaldibitarras que no poseen sus obras será este el mejor lugar y oportunidad: que sepan lo que escribe Iztueta de Zaldibia.

El cariño, el acento de amor y admiración que Iztueta muestra a su provincia, aumenta —podríamos decir— cuando se refiere a su patria muy chica. En estas ocasiones se sumerge en el pasado o recrea lo que vio y vivió. No cabe duda que las cosas directamente vividas y observadas por él son las que más valor tienen de todo cuanto escribe. Lo que no hacen muchos escritores vascos de aquellas calendas. Con razón se ha dicho de ti que eres precursor en ciertas tendencias modernas en los estudios etnológicos y antropología social.

Vaya por delante la afirmación de que muchas veces alude Iztueta a Zaldibia, sobre todo en su Gipuzkoako Kondaira, y que a veces se excede, haciéndole quizá perder la mesura y el equilibrio dentro de la obra. Será lo más conveniente que agrupemos en diversos apartados lo que nos dice sobre nuestro pueblo. Para nada mejor estuvo preparado que para narrarnos lo que llevaba en su corazón. Y lo que llevaba, lo que le acompañó en su vida tóela, fue el amor que hemos dicho.

LA POBLACIÓN DE ZALDIBIA

Escribirá que en su tiempo, en Zaldibia y sus tierras, había 114 casas. De estas, 96 familias dedicadas a las faenas del campo, caseríos o Vida» pastoril, y las restantes 18 en la calle viviendo sin poseer tierras ni bosques, con un total más o menos de 1.300 habitantes. (Téngase en cuenta que toda la provincia no llegaba a 120.000 habitantes).

Veamos cómo nos lo dice: "Zaldiviaco Erri labur ta medarrean (ceña dan nere jaiotoquia) arquitzen dira eun ta amaiau eche. Oietatic lauroguei ta amasei, necazaritza darabiltenac, eta beste emezortziac dira, plaza-eche lurric ez darabiltenac eta baso baguecoac; ceintzubetan bici diran milla eta irureun anima bezalatsu" (Usamos la edición fascímil y primera versión al castellano de Gipuzkoako Kondaira, de la gran Enciclopedia Vasca, Bilbao, 1975, indicando las páginas tanto en vascuence como en castellano).

Ya tenemos unos datos sobre la población de Zaldibia, de sus caseríos y casas de la calle. Estas las podríamos nominar, pero no es éste el lugar (pág. en vascuence, 169; en castellano, 603).

Zaldibia se acoge a la sierra de Aralar, y más concretamente a Gaztelu y Txindoki y de ella habla mucho Iztueta. Siguiendo un poco la descripción orográfica escribirá que desde la punta de la elevada peña de Aralar, denominada Larrunarri se ve con claridad la mayor parte del territorio de Guipúzcoa, parajes de Bizcaya y de Álava.

LARRUNARI

Siempre leo con honda  emoción lo que escribió sobre ese hito del paisaje vasco. Aquí descubre su corazón romántico, sin poder hartarse en la contemplación. Veamos: "Aralar-co aitz goititu Larrunari deitzen zionaren muturretic icusten da argui eta garbi Guipuzcoaco mugapean gueina; Nafarroco mendi ta Erriac; Arabaco, eta Bizcai-co toqui asco; bai ta cembat, eta nolaco ontziac Donostiaco caian artquitzen dirán ere, zortzi legua igoric, egon izandu naiz neur bein baño gueiagotan, campo zabal ikusgarriari beguira ezin aspertuzi. Inaugura Iztueta la descripción del paisaje.

No se olvida de Saturdi, de su ermita. Escribirá así: "Gauza jaquiña da Santu oni maitasun andia artu izan ciotela Euscaldunac, eta batez ere Guipuzcoatarrac. Eguia garbiro onen sinistmeneraco baguiratzea baicic ez da Nafarroako mugatzen dan Erri chiqui Zaldiviacora; non igusten dan arguiroqui, bertaco biztartecotzat artu izan zutela San Saturnino; ceftegana joaten da Erri guztia jaiera andíarequin premiña ordu guztietan; eta beraren icen gozoa ifinten ere diezate seme ta alaba ascori, Santu andi onengan fede oso betea dutelaco. Beragaitic ezagutzen dira Zaldivian aimbeste Saturnino ta Saturnina".

Añade algunos datos de interés: "Baita ere icen bereco Elizachoaren ondon bi eche purubetar deitzen zaiotenak batan Saturdia, eta besteari Eleizegui; ceintzubec adierarazten daben argui eta garbi, ezen, Erri onoc bere Santu Godartaritzat autatu izan cebala, Euska-errira Evangelioa aurrena ecarri izan ceban San Saturnino, eta icen onequin arquitzen dan Ehzachoa dala, Zaldivian lenabici eguin izan zana" (p. 210 y 211, 620 y 621).

EL RÍO Y LAS FUENTES DE ZALDIBIA

Pero donde la pluma de Iztueta se exalta es cuando habla de sus fuentes, más de 40, y su rió, albergue de muchas y buenas truchas, de lo que podemos encontrar en los papeles del ayuntamiento sabrosas noticias. Es momento de que recojamos el texto: "En la jurisdicción de la villa de Zaldibia, existen más de 40 fuentes que dan agua limpia... Hay también 5 fuentes de agua mineral"; para después decir "que es difícil hallar en toda Guipúzcoa que sea más caudaloso en su lugar de nacimiento... ningún río que sea mayor, se hallará en Guipúzcoa que abují de tanto en truchas...".

Copiamos el texto integro para que tenga en cuenta la Sociedad de Caza y Pesca. Dice así: "Zaldiviaco erriaren mugapean arquitzen dira berroguei iturri ta gueiago, ur garbi gezagozo ona iori ematen dutenac; ugaio iturriak ere badira bost, cer griñatacoac diraden oraindic inore azalqueratu baguecoac. Oetaco bat jaiotzen da Anduriora igarotzeco zubiaren goico aldetic ibai nagusiaren escuico bazterrean ur aundian azpitic gora, eta ifinten du urdin urdin bera irteten dan urondocon aitz bici bicia, bi oñ ta erdico inguruan bezalatsu. Beste bat osinberdetic gorasheago ugaio burniatsua; iturri oetatic eguifteratze direnac ogueita bi erreca ciztor biribillitzen zaiozca bertaco ibai nagusiari, ceñari deitzen zaion Ozinberdeco ibaia; eta hau jaiotzen da erri onen mugapeco osin zulo andi batean, azpiti gora pill pill pill ura botazen dabela iraquiten ari oidan lapicoac bezalaishen. Bere jaiotoquian ibai au dan baño ugarioari, ez det usté arquituco dala Guipúzcoa guztia besteric; ez eta ere, bera aimbat bidean aift garbi jachitzen danic. Legoua erdico bidaztian ez da arretzen, aitz bicien tartean datorrelaco. "Errico plazatic ibai onen jaiotoquira dago ordu ta erdico bidea bezalatsu eta guchi gora beera onen erdía igarotzean dauca mendisca goititu bat esculco aldetic, Erramutaco aitza esaten ziona, ceñaren goiendea izango dan irurogeui oñ bezalatsu, eta onek bere musturrietic, iturri batek chorrotic bezalaishen, botatzen dio ibaiari erdi erdira purrustadan, eotarri bat erabiitzeco laina ur. Gauza begiragarria eta mirarritsua dat chit; aitz goititu onec bero erpiñetic ishuarten daben ur garbi ain ioria nondic eta nola datorren burutatzea. Ibai au baño amorraiz aberatsagoric, ez da billatuco Guipuzcoan andiago ez danic; ez eta ere onek bezin piñak ematen ditubanic. Zaldiviaco amorraiac non nai du jaso andia, eta edocein demporatan eguiten dau librac iru erreal; ain jaquiña eta ezagutua arquitzen da balio au, ecic, guchiagoric esqueftico ere ez dau inore.

"Izanic bada ibai maitagarri au, urtearen sasoi guztietan amorrain pin izoquitsuac ain ori ematen dituena ¿ez da mingarri berari obeto contu ez eguitea, orain berroguei urterañoco gizonac eguin oicioten bezela?. Bai, mingarri ez ezic negargarri ere da, onelaco ibai aberatsa sare, eta amu debecatuaquin bidebaguerquiro gaitzen icustea; eta are illgarnagoa da, urac agortu, eta care bizi socaranac osin zuloetan botatzea. Guztiaz ere, sinisterazoric nago nere buruari, ezen erri onetaco jaun prestuac orain arquitzen diraden lozorro astunetic irazarririk artuco dituztela bidé zucen egoquiac, beren gurasoac iduricatua ibai gozo au bear bezala gordetzeco" (pgs 106-108, 576).

He aquí una descripción perfecta del río, así como la denuncia a los zokotanak (cascara de nueces en un saco para envenenar el río). Iztueta ecologista.

No terminan aquí las referencias. Hablando del río Oria dice que entre Villafranca y Arama da acogida al río movido y fecundo en truchas, que, habiendo nacido en la jurisdicción de Zaldibia, dejando la villa a mano derecha, baja trayendo consigo el agua de veintidós arroyos.

Hay en Guipuzcoaco Danzak otro elemento tipográfico, que recogemos aquí. Dice que siendo yo muy joven le oí a un pastor anciano, dantzari de mi pueblo, como las tocatas que el tamboril ejecutaba en la plaza de Villafranca, él las bailó a placer en un monte alto de Zaldibia que llaman castillo del barrio, habiendo desde la plaza hasta dicho monte nada menos que dos horas de camino... "Eso mismo me sucedió a mi un día de la Virgen de agosto. Yendo yo a Lazcano aquella mañana, desde una colina llamada Albichueta, oí claramente las alboradas que tocaba el tamborilero de Orendain, a pesar de haber de un lugar a Otro la distancia de hora y media" (págs 60-61).

CANTERAS

También Iztueta nos habla de las canteras que hay en los montes de Zaldibia; junto al caserío Ernaitzaga existe una piedra arenisca, difícil de limpiar porque de muchos años atrás le han venido encima corrimientos grandes de tierra. En Gaintzola una cantera de fina pizarra, en abundancia y de fácil extracción. En el monte Albiceta, se extrae hermosa piedra caliza. Los contornos del molino de Zubieta y de Zuazola, repletos de piedras anchas, blandas, agradables para el color azul... Existen también —concluye— pizarra y piedra pómez en esas montañas" (págs 58-59, 557).

MINAS

No hemos de orillar las noticias que nos ofrece de las minas de Aralar, en las que se hallan el plomo, el estaño, el mineral de hierro, la plata, el oro y sobre todo el cobre, éste muy abundante. En Arritzaga —nos dice— llegó a conocer dos fábricas que trabajaban el cobre. En un momento dado, al menos unos trescientos hombres con su capellán trabajaban allí, según vo mismo pude comprobar. En torno a las dos fábricas habían levantado una pequeña barriada con su Iglesia. Añade que con frecuencia ha ido a visitar esta industria y bajado hasta el extremo de la galería de donde extraían el material, recorriendo a este efecto de tres a cuatro leguas, al pie de la viva y dura roca.

Nos dice que se descubrió la mina el año 1724 y funcionó sin interrupción hasta el año 1800. No hubo arreglo entre propietarios y trabajadores y aquella industria fue a la deriva, y que los obreros, entrando en la galería se entretenían jugando a cartas. Dice que este cobre tenía gran aceptación en el interior de España y que ha visto trasportar hermosas chapas de cobre en filas de mulos de Castilla. Después de otras noticias Iztueta escribe que en el término de Zaldibia en Aitzarte se halla una raíz de peña caliza, a la que el año 1787 le arrancaron oro limpio y fino. Entonces el párroco de Zaldibia, D.José Ignacio de Echave hizo venir allá a dieciséis obreros y sacaron algo de oro, que Iztueta tuvo en sus manos y que el dicho Echave solía andar mostrándola. Dicho oro costó doce veces más de lo que en sí valía, (págs 67-69,560-561).

El lector que quiera saber más noticias puede consultar en el lio de Jesús Elósegui sobre dichas minas. Téngase también en cuenta discreción con que habla del párroco que le sometió a juicio.

ANIMALES SALVAJES DEL CAMPO

También escribe Iztueta de Aralar como albergue de animales salvajes. Los conocidos en estos montes son: el tigre, el lobo, el oso, el jabalí, el tejón, el ciervo, la cabra montes, el zorro, la garduña, la ardilla, el girón, el hurón, la comadreja, el erizo, el gato montes, la liebre y la nutria. Habla de cómo dos campesinos cazadores de Zaldibia mataron en la Sierra de Aralar un oso de gran tamaño.

El marqués de Balmedíano ordenó a su inquilino del caserío Ursugoena que lo llevaran a su palacio de Villafranca. Ocurría esto el año 1735. El inquilino de Ursugoena con su compañero de caza, del caserío Gorriena llevaron el oso enterito al marqués. Se entretiene después en el regocijo que supuso ello Iztueta, a sus veinte años, le oyó contar al boyero el suceso y que a lo largo de más de 40 años contempló la piel del oso colgando en el recibidor de Balmedíano. Escribe también Iztueta como en 1776 los pastores de Idíazabal cogieron a cepo un tigre y que lo vio en su casa cuando aun sin despellejarlo lo pasaban a lomo de un caballo, pidiendo por las puertas un pequeño regalo. Hablan de lobos y jabalíes y de algunas cacerías llevadas a cabo en el monte Andurio en las grandes nevadas de 1830.(págs. 191-195,611-612).

Del caserío Muguerza dice que en el se recogían el 30 por uno de trigo (págs. 27,544) y que D. Francisco Ignacio de Urretavizcaya recogió 7 celemines de garbanzo, y que dice que cuanto mayor es la sequía, tanto más y de mejor calidad es el garbanzo que se recoge (pag. 30,545).

HORTALIZAS

Entre ellas enumera la berza y que el año 1831 recibió de un amigo de Zaldibia que pesaba 18 libras, que su planta se había puesto en el sel Mendibil el 23 de junio y arrancado el 5 de Octubre. El lo mostró a muchos señores de San Sebastián y dice que este descubrimiento de las berzas del monte Aralar se debe a los esposos de la casa Miranda. Se extienden algunos aspectos y que ha visto en la feria de Ordizia vender arrobas y mas arrobas de berza de altura.

OCUPACIONES DE LA POBLACIÓN

Demasiado nos hemos entretenido en la geografía de Zaldibia, y hora es de ocupar de sus labores o trabajos para su subsistencia. Destaca el pastoreo. Nos dice que en cien rebaños pacen unas 10.000 ovejas y 20.000 corderos. Que cada rebaño cuenta con cien ovejas y veinte corderos añales y saca las cuentas del beneficio que producen. Se ocupa largamente, dándonos detalles de la producción de la ovejas, (págs. 169-175, 603-605).

HIJOS ILUSTRES

Iztueta cierra su Guipuzcoaco Condaira enumerando los hijos ilustres de la provincia de Guipúzcoa. Coloca en primer lugar a Fray Pedro de Zaldibia, "Mundun mundua dan arte" que sería recordada su azaña del prendimiento del Maragato. Coincide la historia, las pinturas de Coya, si hemos de decir que Iztueta data bien el año de su nacimiento, no así de su muerte en 1835 a sus 58 años y no a los 61 como dice Iztueta. Ver en Archivo Americano, 1977, número 146, el estudio de Manuel Revuelta, s.g.

Un primo segundo suyo fue Gaspar Jauregui, que aunque nacido en Urrechu era oriundo de Zaldibia. Se distinguió el pastor mucho en la guerra de la independencia. Mariscal de Campo, murió en Victoria
en 1844, un año antes del fallecimiento de Iztueta. (págs. 504-505, 741- 742).

NOTICIAS SOBRE ZALDIBIA EN GUIPUZCOACO DANTZAC

No son realmente muchas las referencias a Zaldibia en su libro de danzas. Nos dirá que "Guipuzcoa-guzian iru-erri bacarran senti ditu ancina-anciftaco ezpata-luze ayetacoac zuzenquiro gordacaiatzendituztenac, ceña diraden Andoain, Zaldibia eta Idiazabal (págs. 84-85). Poco después que 4 dantzaris de Zaldibia actuaran en el paso de la reina por Villafranca (págs. 86-87).

"Baldin nai badituzute arquitu dantzari ederrac zoazte Andoaña, Zaldibiara el Idiazabala" (págs. 124-125).

"Zaldibian Santa Fedez edo San Bruno egunean, ceña oí-dan Urriaren seiean, Gainzacoac" (págs. 184-185). Hablando de los palancaris dice "Nere-demboran agertu-diraden guzien-artean onena izandu da Juan Bautista Mendizabal Zaldibitarra. Bost palanca partídu sonatu jocatu izan-ditu Zaldibiatar onec, agertu zaiozkan andienencontra, eta bostac irabazi, aisa asid ala-ere...Que en Irún en 1793 entre muchos nadie se atrevió con él y que en campo libre solía lanzar una palanca de 15 libras a 65 pies en recto o a pecho, en 70 pies a medía vuelta y a 53 bajo pierna o "zankape" (págs. 363-365).

Hay sin duda más referencias a Zaldibia en lo que Iztueta escribió, pero no prolonguemos. No podía terminar este trabajo sin copiar aquí las estrofas que aparecen en el libro de las melodías de las dak-zas. Siempre las leo con honda emoción y que me llevan a tiempos 'al que más quería a Zaldibia que en nuestros días. Dicen así:

Gaur ezpata dantzari
Aurren azkendari
Korpus da San Juan
Dituztela gogoan,
Zaldibitarrak
Gazte ta zarrak
Oi dabiitza dantzan
bere erriko plazan.

Gozo edo miña
Martín damboliña
Arturik berekin
Errikardorekin,
Dantzari ariña
Ornen da Kapaguina
Juan Martín
Nik ori ondo Jakin

Geldi, geldi, geldi,
Berdillariri
Erabilli kompasa
Ez dakion pasa
Martiñek badaki
Ñola erabaki
aren zortzikoa
ez da lendabizikoa.

Ah! Nolakoa
Olakoa
Dantzaren ezpata bi
Ikusirik nago ni
Aren anka e
Eta planta
Ez da itxusia
Plaza asko ikusia.

Diego beitza
Asko oí da altxa
Arturik ezpata.
Dantzari polit bat da
Iru txiki eta
Txiki txiki
Geyenean aurrean
Biak alkarrcn parean.

Zubietak
Badu beta
Dantzazen zortzikoa
guziz da pijoa,
Erementaria
Zer dantzaria
Ata Longinos
Ikusi ditut inoiz.

Salto ta brinco eguinic pijo
Ustu ceituzte botillac;
zinec achi olaco Pachi
erabilten ezpata
zancoak arin orain baldin
arras galdu ezbada.


Aquí está entero Iztueta: nostálgico, irónico, recordando sus tiempos pasados de Zaldibia, cuando era capitán del grupo de dantzaris, a la hora de poner estrofas a las melodías de sus danzas.

Jose Garmendia

San Sebastián, 6 de Febrero 1994

Laguntzaileak:

orkli