Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia

Erabiltzailearen balorazioa: 5 / 5

Izarra gaitutaIzarra gaitutaIzarra gaitutaIzarra gaitutaIzarra gaituta
 

VILLANCICOS INÉDITOS DE IZTUETA
 
Por Antonio Zabala, S.J.

HE querido reservar estos villancicos inéditos de Iztueta para estos días navideños de su centenario. Entiendase inéditos en libro, no en bertso-papera u hoja volante. Los encontré en la colección de poesía popular vasca que recopilo el Príncipe Bonaparte y que se encuentra hoy en la New Library, de Chicago, de donde me la facilitaron microfilmada.

No llevan ninguna indicación de fecha de composición  o edición . Lo lamentamos, pues siempre es conveniente saber a que  época  de la vida del autor corresponde cada una de sus obras, por la luz con que mutuamente pueden iluminarse.

Se nos da el nombre de Iztueta en el largo y explicativo titulo: “Jesusen jaiotzako gau pozgarritsuan euskal errietako gazteriak kantatzeko Iztueta jaunak ipinitako itz neurtuak.” (Estrofas compuestas por el señor Iztueta para ser cantadas por la juventud de los pueblos vascos en la alegre noche del nacimiento de Jesús.)

Son, en total, veintiuna estrofas, que podríamos  distribuir según este esquema: saludo y presentación  (estrofas 1-2); consideraciones diversas sobre el misterio de la Encarnación (estrofas 3-13); petición de limosna o aguinaldo a los habitantes de la casa ante la que se canta (estrofas 14-19); despedida (estrofas 20 y 21). Escogeremos algunas de ellas:

Atsegingarrizko berri au
munduak dezan jakin,
adierazo du zeruak
izar eder batekin.

(Para que el mundo se entere de esta alegre nueva,  el cielo la ha manifestado con una hermosa estrella.)

Izar oni nora dijoan
jarraitu bear zaio,
ekusi nai duenak aur au
non ta nola dan jaio.

(Ha de caminar tras la ruta de esa estrella quien desee ver donde y como ha nacido este niño.)

Beleng'o estalpean dago
Jesus larru gorrian,
ollarrarekin astoa ta
idiaren erdian.

(En el portal de Belén esta Jesús desnudo, en medio del asno, del buey y del gallo.)

Salbadore batentzat da au
umildade aundia:
asnasarekin berotutzen
ari zaio idia.

(Para un Salvador gran humildad es ésta: que lo caliente con su aliento un buey.)

Esto del vaho del buey calentando al niño lo repiten casi todos los bersolaris que han compuesto villancicos. Se ve que, como índice de la humildad y pobreza del Señor en su nacimiento, este detalle calaba muy hondo en el corazón del pueblo vasco.   ,

Aur eder au bera dalarik
zeru ta lurren jabe,
jaio nai izan du mundura
ondasunikan gabe.

(Este hermoso niño, dueño de cielos y tierra, ha querido nacer falto de toda riqueza.)

De las estrofas de petición elijo solamente tres:

Errian alako andre bat
senti ez det besterik,
bera dator solomo eta
lukainkaz beterik.

(Yo no encuentro en el pueblo otra señora como esta; viene ella misma cargada de solomillos y chorizos.)

Gaztaña egosiak eta
sagarrarekin ogia,
igual da ekartzen badu
urdai-puska lodia

(Castañas cocidas, manzanas y pan; nos da lo mismo que traiga un buen trozo de tocino.)

Eskale guztiak dituzte
ate oek zabalak,
gurasoen gaiñ-gañekoak
dira seme-alabak

(Todos los mendigos encuentran abiertas estas puertas; y los hijos valen tanto como sus padres.)

El lector, por poco que conozca la poesía popular vasca, habrá advertido la semejanza de estas estrofas con las de la noche de Santa Agueda, Navidad, Noche-vieja, San Juan... Para esta postulación, que varía de fecha según las zonas,  existe en vascuence un tipo de coplas bastante peculiar y, desde luego, antiquísino. Y en esta composición Iztueta las imita.

No nos hallamos, creo yo, ante las mejores estrofas de éste. A mi me da la impresión  de que las compuso como para salir del paso, sin mas pretensión que la de complacer a alguno que se las había pedido y al cual no se las podía negar. Es de todos sabido que los poetas se ven muchas veces en tales compromisos y que casi nunca brota entonces algo que realmente valga.

Creo encontrar apoyo objetivo a esta hipótesis en el Iztueta jauna (señor Iztueta) del encabezado de la hoja. EI autor cuando él mismo hace imprimir sus obras, no adorna su nombre. Serian los mismos que le pidieron las estrofas quienes las llevaron a la imprenta y cuidarían bien de que al autor se le diera el debido tratamiento.

También me atrevería a decir que Iztueta compuso estos villancicos en edad madura o avanzada. Estos compromisos suponen un autor consagrado por la fama. Se encontraría también así mayor justificación al título de señor

Estas estrofas valen, pues, para nutrir el numero de las composiciones del escritor zaldivitarra, mas no para aumentar sus méritos poéticos. Para esto habría que esperar la aparición de alguna composición en la que el autor, como en la famosísima de Kontzezi, cantara algo que, aunque lejos,  no pudiera apartar de su mente : daukat urruti,  bañan ezin kendu det buruti; o algo que le obligara a hablar aun contra su voluntad: nai arren ezin egon ixillik.

Laguntzaileak:

orkli