Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia

Erabiltzailearen balorazioa: 0 / 5

Izarra desgaitutaIzarra desgaitutaIzarra desgaitutaIzarra desgaitutaIzarra desgaituta
 
 
 
NESTOR BASTERRETXEA "Omenaldia Iztuetari"   
Prentsa artikulua, 1 de diciembre de 1967
¿Cómo se define el simbolismo en general? “ La Imagen, figura o divisa con que materialmente, o de palabra, se representa un concepto moral o intelectual, por alguna semejanza o correspondencia que el entendimiento percibe entre este concepto y aquella Imagen.”

Como “ dicho sentencioso” , su definición es: “ Emblemas o figuras accesorias que se añaden al tipo de las monedas o medallas. “

En química se define:” Letra o letras convenidas, con que se designa un cuerpo simple o elemento” .

En religión: “Compendio de las principales verdades de la fe”.

Sin que nadie me haya nombrado defensor de todos los que han expuesto una opinión, no sólo como ciudadano libre, sino por el hecho de ser contribuyente, aun en parte mínima, en el pago de la escultura al coreógrafo Iztueta (“ Gran Bailarín”) , según frase feliz de Donosty) deseo indicar que no hay razón alguna (como así se expresa el firmante, “J”) en parte del artículo que, en UNIDAD del día 29 se expone con el título: “Néstor Basterrechea y su escultura a Iztueta”. Este señor. “J” , dice de los que han aventurado una opinión adversa a la citada escultura: “...no llegan hasta las nuevas formas del arte y no saben reprimir una opinión que sólo refleja un estado de incultura y falta de respeto”. No soy el que ha expresado este juicio, si bien, soy de los que dicen: “No me gusta”, sin mas
explicación.

Ahora bien: ¿qué falta de respeto es el afirmar que “la escultura es una exaltación de la lata de conservas mal abierta? ¿En donde está la incultura? Si ese señor cree sinceramente que es así, ¿por qué no ha de exponer esa opinión, cuando su intención no es ofensiva, aunque así lo crea el articulista “J”? Tan cierta puede ser esa opinión, como otra que afirme que lo Inaugurado es “Una vivencia,  un trozo de estado onírico, un inconsciente puro, moldeado con ideas y sentimientos. y que simboliza a Iztueta”. (Sobre estas expresiones, para discutirlas, sería preciso más de tres o cuatro cuartillas.)

Si fuera así, todas las pinturas y esculturas “futuristas”, (o como se las quiera llamar) las encontraríamos a montones en los libros de psiquiatría, al ver los dibujos y esculturas de los que están diagnosticados como psico-frénicos o dementes precoces, y entonces contemplaríamos a gusto las “vivencias realmente puras y aisladas, los trozos de estados oníricos y el inconsciente puro”.

Me parece admirable que se afirme “rotundamente” que las alas de hierro hincadas en la tierra son “alas de toda acción creadora, alas que simbolizan el
vuelo de la imaginación”. Lo que no creo se pueda afirmar tan rotundamente, es “que no hay por qué buscar otras interpretaciones ni significados. ¿Es acaso que el articulista “J” posee la “llave de la verdad”? Tal vez tenga “su” verdad, como cada uno tiene la suya, y es ya más que suficiente.

¿Qué pasaría si se dijese que, simbolizan el despertar de la aviación, o los primeros inventos del vuelo humano? Si en vez de esto, se dijese: un accidente de aviación “había hincado las alas en tierra, a donde todos tenemos que ir”. Es decir, “un monumento funerario”.

¿Quién diría que es un absurdo si pusiéramos un cohete vulgar y en su parte superior colocásemos un haz de estrellitas y figuritas de varias formas y   colores? La interpretación simbólica podría ser “ la fuerza de la fantasía o imaginación  creadora , asciende hasta las nubes y luego, salen diversas estrellas  y formas variadas, con colores diversos, que serían las piruetas del bailarín Iztueta”. ¡Cuántos centenares de ejemplos podrían obtenerse!

Se habla del futuro. ¿Debe ser el artista un echador de cartas o un pitoniso? El futuro sólo es capaz de descubrirlo en su total certidumbre y amplitud, el Sumo Hacedor o Creador del Infinito. Los demás seres humanos, no pueden ni imaginar cómo podrá ser, so pena de que entendamos como futuro, lo que ha de ocurrir la próxima semana, y eso como si se jugase una quiniela complicada y la mejor prueba la tenemos con lo ocurrido en Lisboa.

A los seres humanos, sólo nos cabe conocer bien el pasado y el presente y la mayor parte de las veces, erramos muy concienzudamente. Sólo a un contadísimo número de superdotados les cabe el honor de dar un salto en la lenta marcha del mundo, si bien, no lo hacen valiéndose del simbolismo.

Los artistas, y en general todos aquellos cuyas vidas se desenvuelven públicamente, no deben ni pueden molestarse por las opiniones más o menos adversas que recojan de sus creaciones. No hay más que conocer la vida de los artistas (pintores, escultores, escritores, políticos . etc.) para saber lo que es “el dragón de 1.000 cabezas o bien, dicho de otro modo, “ la opinión pública”. Si a esto se une, el ser artista de “muchos senderos del arte” (pintor, diseñador escultor, cineasta) con mucho mas motivo, no debe sentirse  maltratado por opiniones nada favorables. Hay que comprender a los demás, antes de pedir que los demás le comprendan a uno.

Debo decir que la respuesta del admirable Basterrechea a los que opinan que la escultura le va mal a la plaza y que dijo “que la plaza le va mal a su escultura”, no es la más Idónea. ¿No estaba la plaza terminada antes de colocarse la escultura? Pues entonces, razonen todos y ya verán qué fácilmente aparece el lamentable error de la contestación del artista.

No debe olvidar en ningún momento el polifacético artista que el público tenía que opinar principalmente sobre su obra, es el modesto pueblo contribuyente y la media cociente de éste, es harto baja. Sus opinadores  no sería una selecta minoría de, profesores de artes o profesionales de estética y psicología.

No hay que violentarse, señor Basterrechea, ya que es usted un hombre superdotado y, por tanto, debe estar muy por encima de la opinión ajena de  críticos improvisados. Además, creo debía Indicar a su admirador y supongo que buen amigo que firma “J ”, que no debe ofender a los que no llegamos ni llegaremos a las  nuevas  formas del arte futurista por faltarnos preparación para conocer las vivencias,  los trozos oníricos y los  inconscientes puros, bastándonos sólo saber alguna cosilla del  “consciente impuro o figurativo”, pero incapaces de ofender a nadie, diciéndoles que son incultos,  por no saber discernir un simbolismo que no lo ha comprendido ni un solo donostiarra, de los contribuyentes modestos que no somos conformistas con la escultura expuesta en la plaza del 13 de Septiembre.

Dr. RAMÍREZ PINTO

Laguntzaileak:

orkli