Erabiltzailearen balorazioa: 0 / 5

Izarra desgaitutaIzarra desgaitutaIzarra desgaitutaIzarra desgaitutaIzarra desgaituta
 
 
UN NUEVO LIBRO SOBRE IZTUETA'REN OLERKIAK
 

«Aitz goititu onen erpiñera beste aguiteco baque igoric, egon izandu naiz

neur bein baño gueiagotan, campo zabal icusgarriai beguira ezin aspertuz».

Juan Ignacio IZTUETA. ( Guipuzcoaco condairan.

La editorial «Kardaberaz» ha editado un nuevo libro sobre Iztueta, ese personaje importante (diría que crucial) en el mantenimiento de las danzas tradicionales guipuzcoanas (tradición que hoy mantiene e! «Grupo de Danzas Goizaldi»), pero que también destacó en el campo de la poesía y de la literatura. No olvidemos su famosa obra "Guipuzcoaco condaira», donde, además de datos históricos, el autor hizo una aportación valiosísima al campo de la etnografía.

José Garmendiá Arruebarrena, el conocido investigador guipuzcoano, ha sido el autor de este nuevo libro sobre Juan Ignacio Iztueta. Libro de cerca de doscientas páginas, sus textos en euskera y castellano se ven completados por numerosas notas, al tiempo que está ilustrado con numerosas fotografías que hacen referencia al tema. Un índice de las obras y bibliografía sobre los trabajos que realizara el ilustre hijo de Zaldibia, así como las noticias sobre su vida, y estudios relacionados con Iztueta y su época, completan una edición que ya será fundamental para todo aquel que quiera conocer en su conjunto la enorme labor literaria que llevara a cabo aquel hombre que naciera en el corazón del Goiherri. La valoración de su obra, los estudios sobre su bersolarismo, y cuanto está relacionado con la danza, cierran una investigación seria, trabajosa, y constante.

José Garmendiá ya nos dice en su presentación que «no es fácil ofrecer en una apretada síntesis el curriculum vitae de Juan Ignacio de Iztueta, nacido Zaldivia el 29 de noviembre de 1767». La vida de Iztueta ofrece todavía lagunas Por ejemplo, y según Garmendia, una gran incógnita en su vida "es dónde adquirió instrucción y formación. Quien iba a ser maestro de primeras letras en su villa, escritor, y destacando por su buena caligrafía y su amor a los libros». Su vida contradictoria, en muchos aspectos extraña, aventurera, cerrada, pasando de cárcel en cárcel, teje un velo espeso en torno a Iztueta, no dejándonos ver el por qué de algunas de las violentas situaciones con las que se encontró en el correr de su larga vida. En una de esas cárceles conoció a Maria Concepción de Bengoechea, a quien inmortalizaría en su famosa poesía «Conchesi-ri». Libres de la cárcel. Iztueta y «Conchesi» se unieron en matrimonio en la iglesia parroquial de Azpeitia, el 9 de febrero de 1808. «Conchesi» moriría siete años más tarde. Cuando reside finalmente en Zaldibia, Iztueta cobraba una pensión vitalicia: «a condición de que a su muerte habían de quedar como propiedad de esta provincia,, tanto la obra que anteriormente tiene escrita sobre los bailes y canciones antiguas del país, como cualquier otra que publique o deje escrita sobre el carácter, usos y costumbres del país».

Escribe Garmendia que durante los últimos años de su vida, Iztueta escribe febrilmente, ordena y transcribe su "Guipuzcoaco condaira», libro que había de ver la luz dos años más tarde de.su fallecimiento, en 1847.

El libro de José Garmendia se inicia con un prólogo de don Manuel Lecuona. Luego, el autor, tras detenerse en la vida de Iztueta, recoge en seis extensos capítulos los versos religiosos, los versos costumbristas, los versos amistosos, los amorosos, y las letras del libro de las melodías de las danzas guipuzcoanas. El último capitulo lo centra en las estrofas de los pueblos, fueros, e historia de Guipúzcoa. En una palabra, es todo lo que en el aspecto poético ha llegado hasta nosotros de su producción lírica, por cierto nada escasa, y en muchos casos de indudable calidad.

Podríamos decir que el hacer poético de Iztueta, en su totalidad, constituye un canto a la vida de nuestra montaña, a nuestra lengua vasca, a la historia y a la geografía de Guipúzcoa. Cabría decir que, pionero en tantos aspectos de nuestra cultura, Iztueta es también el primer descubridor de la sierra de Aralar (en la extensión de sus citas, y versos que dedica, además de la descripción de zonas de la misma).

Sintetizaría este corto articulo sobre el nuevo libro que se. ha escrito en relación con Iztueta, ese pasaje donde confiesa que habiendo subido a la cumbre de Txindoki muchas veces, no se hartaba de mirar el paisaje: «...campo zabal icusgarriari, begira esin aspertuz...».

Y el nuevo estudio es eso, la referencia y el detenerse en el hacer poético de un hombre que amó a Guipúzcoa extraordinariamente, casi diría que con todas las fuerzas de que fue capaz.

Luis Pedro Peña Santiago