Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia

Erabiltzailearen balorazioa: 5 / 5

Izarra gaitutaIzarra gaitutaIzarra gaitutaIzarra gaitutaIzarra gaituta
 
 
CON MOTIVO DEL SEGUNDO CENTENARIO, ACLARACIONESSOBRE IZTUETA 
El Diario Vasco , San Sebastian
En un suelto sobre Iztueta se afirmaba hace unos días que no existe en esta provincia quien no haya oído hablar de el y que su figura es conocida de todos. Yo creo que nada hay más contrario a la verdad. Quizás, no hay personaje guipuzcoano, sobre el que se hayan dicho y escrito más inexactitudes y errores. Todo ello ha ido creando una gran confusión, esperándose cada vez más aún en libros recientes, por copiarse unos autores a otros y no haberse tomado la molestia de compulsar los datos en fuentes de primera mano. Estas inexactitudes y errores se extienden sobre toda la trayectoria vital de Iztueta, al desconocer años y fechas de apoyatura en la que sustentar su figura

No hace aún mucho tiempo que nosotros ofrecimos noticias de mucho interés , partiendo de los cuales, pueden irse desvelando los misterios que rodean su vida. Quisiéramos hoy, una vez más, insistir en estas inexactitudes para que quede en claro  lo que debe estar ya, se vayan corrigiendo en futuras ediciones de libros y sirvan también para futuros estudios. Lo haremos par orden cronológico.

Hay que comenzar en primer lugar por la casa en que nació, que muchos autores han dicho llamarse primitivamente Capaindegui y que, después, por la celeridad del nacido en ella, ha terminado en ser Iztuetaenea. Es todo lo contrario. El padre de Juan Ignacio, ya que fue él el que la mandó construir, la hizo llamar Iztuetaenea y después, por el trabajo que en ella se desarrollaba, vino en llamarse Capaindegui. En unas estrofas que encontramos entre los papeles del Ayuntamiento de Zaldivia Iztueta, él mismo, se firma “ Capaguin-chiquia". Y como tal era conocido entre sus paisanos. También hay quienes han escrito que sus padres, ambos, eran naturales de Lazcano. Esto es inexacto, porque si bien su padre era originario de Lazcano, en cambio la madre era de Zaldivia y aquí se establecieron al casarse.

Errores de más bulto se han escrito acerca de las mujeres de Iztueta. A falta de documentación. se han ido haciendo miles de cábalas: que estuvo casado dos veces: que si estuvo tres, son desconocidas las dos primeras, dándole como tercera la que fue su segunda mujer, María Concepción Bengoechea, la famosa "Kontxeski" de los versos. Incluso que no es posible hacer luz sobre este extremo, etc. etc.

De esta "Kontxeski" se ha dicho que era natural de Azpeitia, siendo así que era de San Sebastián. Aparece, eso sí, residente en la villa de Azpeitia. Para muchos es desconocida la tercera mujer.

Nosotros, de los entrañables papeles familiares como por las partidas parroquiales, hemos podido poner en claro, entre otras cosas, quiénes fueron las mujeres de Iztueta con otros datos de interés.

Por primera y a la edad de 23 años, el 11 de enero de 1790, se  casó Juan Ignacio de Iztueta en su propio pueblo natal con María Joaquina Linzuain, natural de Urnieta. Aunque se ha escrito que este matrimonio debió de ser de escasa duración, inferior desde luego a los diez años, sabemos que duró hasta 1802 en que ocurrió la muerte de su primera mujer, siendo enterrada en la parroquial de Zaldivia. Se ha dicho también que Iztueta en 1805 estaba preso en la cárcel de Logroño hacía ya seis años, por obra y gracia de la Inquisición. Todos estos datos carecen de verdadera objetividad, ya que no están basados en documentó alguno. Al contrario, hay argumentos para retrasar esta fecha de su encarcelamiento, en cuanto que él mismo nos dice, que estuvo designado, como parte del jurado, para el concurso de bersolaris, celebrado en Villabona y al que no asistió por encontrarse enfermo hacia 1800.

Hay que descartar para siempre que Iztueta estuviera preso por ideas políticas o de aveniencia con las tropas invasoras, como alguno ha escrito. El motivo no fue de orden ideológico,  sino ético, moral. Estas cosas no se hubieran podio escribir, caso de haber leído con cierta detención, las páginas de un “Guipuzcoano condaira”. Allí, en el  capítulo V de la tercera parte del libro, nos dará razón, sin decirlo exactamente, lo que debió constituir el motivo por el  estuvo en la cárcel.  Capítulo este muy interesante e importante para entender la vida de Iztueta.

Bien es verdad que no podemos juzgar con los criterios de hoy los hechos de aquel tiempo y por otra parte, ciertos delitos eran castigados con mayor rigurosidad. En el archivo municipal de Villafranca obra un documento sobre Zaldivia, de fecha de 1646, en el que se trata sobre el estado de amancebamiento en que viven algunas personas y prisión de algunas mujeres por esta causa.

La vida de Iztueta, poco asendereada, debía ser conocida de muchos, según hace ver en este capítulo y más por sus paisanos. Hablando de ese estado de amancebamiento nos dirá: “Badaquigu guarala guztioc Adaen sañetic sortutaco gueldo aul irristalariac”. para después añadir: “ senar-emazte aldia asco ezagutu izan ditut nere jaiotoquien eta auzoco-errietan, guisan berperean alcarganatuac, eta beren seme alabari buruspide ona eman izan diezatenac. Beragaitic, eta icendatu dedan moduco billera-etan bein baño gueiagotan nerau izan naizelaco...”.

Ante el temor de ser criticado por sus conocidos por meterse en terreno de moralista y consejero, en contradicción práctica con su vida, insistirá: “Badaquit nic, chorotzat e mango nautena ascoc eta ascoc lambíde onetan ari naizalaco; baita ere, Euskaldunac izango dirala maishiatzalle oec" (críticos).

Y ya que escribo desde Sevilla yo tengo a Iztueta por el más andaluz (si esto se entiende por exagerado) de todos los escritores vascos. Todo su libro es exaltación de las cualidades y bienes que adornan al pueblo vasco. En el capitulo citado hace aun encendido elogio de la armonía mutua, del espíritu da ayuda y servicio, del  compañerismo y con unas palabras después se contradice y destruye el capítulo entero: “ Ya sé que los murmuradores y criticones serán vascos”. Te pido Iztueta,  un favor: que no me cuentes entre ellos porque no me empuja a mi el oficio de juez, sino de sacerdote “escogido de entre los hombres” para absolverte de tus pecados pasados y porque sé que el espíritu que, contra toda crítica, te hizo escribir estas líneas estaba animado de un  sincero arrepentimiento y de sabio consejo desde la altura de tu vida, asomada ya a horizontes de eternidad.

A la vista de esta autoconfesión no cabe la menor duda de que Iztueta anduvo  complicado y muy complicado, quizás en asuntos más graves, que no son de este lugar. Yo creo que compartió la cárcel con Concepción Bengoechea, presa por infanticidio y otras inmoralidades en la misma causa.

También hay que descartar, --aunque a la posterioridad da Zaldivia haya llegado el rumor de ser ladrón-- que estuviera por esta razón y nos hable de lo mismo el cuáquero Usoz. Además, ¿cómo se podrían entender las últimas estrofas en plural da su poesía "Kontxeshiri"? Recordemos:

Esperantzetan bici, maite go-
[zoa
Noiz bat cumplituco da gure
[plazca
Eta orduan,
Gauza charric ez artu bu-
[ruan;

Lengoai utzi,
Ez degu pasatzen pena gu-
[chi;

Preso sei urtez
Onduco gaituzte nese us-
[tez.

(Vive en la esperanza, amada mía. Alguna vez se cumplirá nuestro plazo. Fuera de la cabeza las malas ideas. Olvidemos lo pasado. No pasamos pocas penas. Seis años en la cárcel, yo creo que nos habrán mejorado)

Tampoco se entiende que habiendo muerto su primera mujer en 1802 y habiéndole casado con Concepción Bengoechea en febrero de 1808, haya entre ese tiempo la probabilidad de cárcel durante seis años. Aunque Dembovvski que, habiendo recobrado la libertad Iztueta tuvo no solamente la satisfacción de encontrar viva y sana a su bella Conchita, sino la de casarse también con ella, no hay por que suponer que esta poesía fuera escrita antes de su casamiento. Bien pudo ser 1808 en adelante. Realmente caballo de batalla en la vida de Iztueta es este punto hasta que demos con el proceso, bien en Azpeitia o Logroño.

Además Dembowski cae en contradicción , al escribir en septiembre 1840, cuando Iztueta murió el 18 de agosto de 1945, de que tuvo el consuelo de morir  casado como siempre lo había manifestado.

Pero. dejemos estas cosas a un lado para decir, que su última mujer fue María Asunción de Urrózola, natural de Cizúrquil, de cuyo matrimonio tu un hijo llamado Francisco y  dos hijas Ignacia y Antonia, y no Ignacio y Antonio, como se ha escrito.

Otras de las cosas que merece atención es que Iztueta murió, no a la edad de los años, 78 años  que los hubiera cumplido en noviembre de 1845, sino ; a los 77 años,  ya que murió el 18  de agosto.

He querido llamar la atención sobre estos errores y inexactitudes que aparecen siempre que se lee algo sobre Iztueta.

Jose Garmendia

Laguntzaileak:

orkli