Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia
Bibliografia

Erabiltzailearen balorazioa: 0 / 5

Izarra desgaitutaIzarra desgaitutaIzarra desgaitutaIzarra desgaitutaIzarra desgaituta
 

 
pdf  
UNA FUENTE INADVERTIDA EN LAS OBRAS 
DE IZTUETA



Por José GARMENDIA ARRUEBARRENA

Conocemos algunas fuentes de las que se sirvió Juan Ignacio de Iztueta para componer tanto Gipuzkoa-ko Dantza Gogoangamen Kondaira, año 1824, como Gipuzkoa-ko Kondaira, publicada dos años después de su muerte, en 1847, sus dos obras más importantes.

Muy escasa hasta nuestros días ha sido la atención dedicada al estudio de las influencias, que las hubo y muchas, en la elaboración de su producción folklórica, histórica y literaria. Elaboración, como sabemos por su propio testimonio y el de otros, que fue lenta y trabajosa, sobre todo en cuanto a Gipuzkoa-ko Kondaira, y más tratándose de un autodidacta como él. Se echa de menos una investigación profunda y analítica de las fuentes, de lecturas y curiosidades que subyacen a las muy citadas de Larramendi, del Bachiller Zaldibia y de otros autores.

Para leerle entre líneas, lo que es imprescindible e inexcusable, hay que partir de un Iztueta de carne y hueso, conocer de qué bases arranca, cuál es el ambiente que le rodea, con qué personas trata, qué libros maneja, ambiguo y equívoco como lo es en muchas ocasiones, comprobar lo que se reserva. En lo demás se corre el peligro de quedarse en la superficie de los consabidos tópicos de su espíritu apologético y maniqueo, de su purismo lingüístico y de su acentuado moralismo en cuanto a las costumbres vascas y a las danzas. Tanto el talante apologético como maniqueo y moralista se dan de mano en
Iztueta, tributario al fin y al cabo al espíritu y exigencias de su época y de su, esta vez, clara postura. Es evidente que si Iztueta cita y por dos veces a Gaspar Melchor de Jovellanos en el libro de las danzas, se debe a que lo escrito por el autor de Memoria sobre los espectáculos redunda en alabanza de la provincia de Guipúzcoa, e Iztueta está siempre dispuesto a recoger los elogios, sean de quien sean, y sin que esto tenga nada que ver con que esté de acuerdo o en línea ideológica con el autor citado. Es lo más probable que Iztueta no conociera otros escritos de Jovellanos.

En cuanto a su ideario político hay cartas como las escritas a un P. Carmelita del convento de Lazcano, a Iturriaga, relaciones con personas, páginas como las dedicadas en su Gipuzkoa-ko Kondaira a la primera guerra carlista, que le delatan bien de liberal. Pero es más que evidente que Iztueta cambiaba de comportamiento siempre que le convenía. Es un «oportunista» y un «arrivista».

También es de mucho interés conocer el inventario que de sus libros y papeles se hizo el 21 de agosto de 1845, tres días después de su fallecimiento en su casa natal de Zaldibia. No podían faltar las obras de Larramendi, Astarloa, el Bachiller Zaldibia, Juan Bautista de Erro..., libros y papeles referentes a Guipúzcoa, registros de sus Juntas Generales y particulares et. , etc..

En la compulsa de algunos de estos libros, inverificables otros, hay uno que me ha llamado extraordinariamente la atención, por figurar en el índice de libros prohibidos, como es Historia del pueblo de Dios, de Berruyer, y no de Berroyez, tal como aparece escrito en el inventario.

Ahora y aquí sin ninguna pretensión de ese extenso y analítico estudio de la obra iztuetana queremos poner nuestra atención en una fuente no advertida o señalada hasta ahora y que tuvo, no cabe dudarlo, profunda influencia tanto en la elaboración de Gipuzkoa-ko Dantza Gogoangarríen Kondaira como en la de Gipuzkoa-ko Kondaira. Nos referimos a Juan A. de Zamácola, de quien sin nombrarle, pero que gozaba de fama4 , cita en el libro de las danzas, Historia de las Naciones Bascas ,y también después bajo el seudónimo de «Don Preciso».

Creemos que Zamácola es autor poco conocido en nuestros días, al menos por las generaciones jóvenes. Precisamente eso nos sucedió al querer identificar al singular personaje que bajo el seudónimo de «Don Preciso» se ocultaba. Y eso, a pesar de la mucha influencia que sus libros tuvieron en su época según lo atestiguan las numerosas ediciones que se hicieron, aunque hoy en día son raros y cotizados sus ejemplares. Se hace por ello necesaria una presentación lo suficientemente amplia para entender el significado de su obra.
 

Laguntzaileak:

orkli